Se encuentra usted aquí

Las matemáticas se cuelan en la Escuela del hospital Infantil con el documental “Sin números”

Mié, 11/19/2014

La actividad “Ciencia de cine” de la Universidad de Zaragoza permite llevar la ciencia por segundo año a niños hospitalizados en el Servet El matemático y divulgador Fernando Corbalán ha explicado la trascendencia de los números en la vida cotidiana a “alumnos” entre 4 y 16 años y sus familiares

(Zaragoza, miércoles, 19 de noviembre de 2014). Una vida sin números sería una pesadilla. Así la ha descrito un niño de pocos años en el Aula del hospital Infantil de Zaragoza durante la sesión de “Ciencia de cine” que se ha desarrollado esta mañana con el matemático de la Universidad de Zaragoza, Fernando Corbalán. Las preguntas y el debate han surgido entre el investigador y una veintena de “alumnos” entre 4 y 16 años” y sus familiares, tras visionar el documental científico Sin números.
 
En este documental científico de 10 minutos de duración se relata cómo cambia drásticamente la vida de una joven,  cuando de repente una mañana descubre que los números han desaparecido. Su sorpresa inicial se convierte en angustia cuando descubre que el mundo, tal como lo conoce, se está colapsando. A través de los medios de comunicación, esta joven es testigo de las terribles consecuencias que tiene que afrontar una sociedad más dependiente de las matemáticas de lo que nos podemos imaginar.
 
Fernando Corbalán, profesor de Métodos Estadísticos de la Universidad de Zaragoza y uno de los autores del documental “Sin números”, ha aludido a referencias de las matemáticas en la vida cotidiana, desde las dosis de fármacos que se administra a un paciente, al arte mudéjar, fundamentalmente geométrico, a las encuestas, a la economía o al desarrollo general de cualquier ámbito de la sociedad.
 
Además ha realizado juegos matemáticos a los niños o les ha sorprendido con preguntas del tipo “¿por qué las tapas de las alcantarillas son circulares?”, para explicar que las tapas con forma de círculo presentan una anchura constante, es decir, que en cualquier posición tiene el mismo ancho y, por tanto, la tapa nunca se caería hacia dentro,  frente a una tapa cuadrada, que podría deslizarse, usando la diagonal del hueco, que es mayor que el lado del cuadrado.
 
Corbalán ha recordado además que el círculo no es la única figura geométrica plana que tiene anchura constante sino que también presenta esta característica el triángulo de Reuleaux que, además de contar con un diseño diferente, y que, por ejemplo, se usa en lastaladradoras que hacen agujeros casi cuadrados.
 
La actividad “Ciencia de cine”, que organizala Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad de Zaragoza, se desarrolla periódicamente desde el curso pasado en colaboración con la escuela del hospital Infantil del Miguel Servet, con el objetivo de divulgar la ciencia que se realiza desde el campus público aragonés y ofrecer un estímulo más a los niños hospitalizados, permitiéndoles conocer el trabajo de los investigadores y hablar directamente con ellos.
 
Con este formato se busca promover el interés por la ciencia de la población en general, utilizando los minidocumentales científicos que producen íntegramente los propios investigadores dentro del Taller de Guión y Producción del Documental Científico, organizado por la UCC+i y financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).
 
La utilización del cine fórum con estos audiovisuales propios comenzó a utilizarse a mediados de 2011 con alumnos de Secundaria y Bachillerato y progresivamente con público en general en el Pabellón de la Innovación, en las cárceles de Daroca y Zuera, en el Aula del hospital Infantil, y desde este curso académico, con alumnos universitarios en el Colegio Mayor Pedro Cerbuna del campus San Francisco.