Se encuentra usted aquí

Los deportistas de élite viven más que la población general

Lun, 08/25/2014

Presentan un menor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares (-42%) y por cáncer (-37%)

Un estudio pionero analiza los datos de 42.000 participantes del Tour de Francia, Olimpiadas, jugadores de fútbol y béisbol y campeonatos internacionales

Nuria Garatachea, del grupo de investigación GENUD de la Universidad de Zaragoza, ha dirigido este macro análisis, que publica la revista Mayo Clinical Proceeding

(Zaragoza, lunes, 25 de agosto de 2014). Los deportistas de élite, que realizan entrenamientos muy exigentes, viven más que la población general, ya que presentan un menor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares (-42%) y por cáncer (-37%). El macroestudio, liderado por el grupo de investigación GENUD de la Universidad de Zaragoza, refleja que estos deportistas tienen un riesgo un 40% menor que la población en general de padecer ciertas enfermedades.

En esta investigación se han analizado los datos relativos a más de 42.000 deportistas de élite de todo el mundo, principalmente hombres, que participaron en competiciones de alto nivel de fútbol y béisbol, y participantes del Tour de Francia, Olimpiadas y campeonatos internacionales.

Nuria Garatachea, profesora de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de Zaragoza e investigadora del Grupo de investigación  GENUD (Growth, Exercise, Nutrition and Development), y su equipo acaban de publicar un meta-análisis sobre un total de diez estudios, que aporta información precisa sobre el riesgo de mortalidad en deportistas de élite. Este pionero estudio ha sido publicado por la prestigiosa revista de la Clínica Mayo, Mayo Clinical Proceeding, una de las principales revistas en clínica y Medicina general.

Existe una fuerte evidencia epidemiológica sobre la importancia de la actividad física regular y moderada, tal como caminar o trotar, en el manejo y la rehabilitación de enfermedades cardiovasculares y en la disminución del riesgo de muerte por enfermedades tales como hipertensión, accidente cerebrovascular, y diabetes tipo 2.
 
Las principales recomendaciones internacionales de actividad física recomiendan 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física intensa. Sin embargo, existe una gran controversia sobre los efectos que tienen los entrenamientos que realizan los deportistas de élite que compiten a alto nivel, entrenamientos que son muy intensos y que, además, se mantienen durante muchos años. Existe una creciente evidencia sobre que el ejercicio de resistencia intenso produce alteraciones cardiacas, principalmente fibrilación auricular. Sin embargo, este trabajo no apoya la hipótesis de que el entrenamiento de alto nivel sea dañino para el corazón.
 
Tras este macro estudio, los investigadores concluyen que, a partir de la evidencia científica disponible actualmente, los deportistas de élite viven más que la población general. Esto indica que los efectos del ejercicio sobre los beneficios para la salud no solo se limitan a dosis moderadas sino que parece que también son extensibles a mayores dosis, al menos en el caso de los deportistas de élite.
 
La investigadora del grupo GENUD, Nuria Garatachea, también resalta y advierte que se necesita más investigación en este sentido en cohortes más homogéneas y con igual representación de mujeres y hombres. De hecho, en este macro estudio, con un total de 42.000 deportistas, tan solo cerca de 800 son mujeres.
 
Este trabajo ha sido posible gracias a la colaboración con el profesor Alejandro Lucia y su grupo de la Universidad Europea de Madrid, con el que continuarán  investigando en esta línea para intentar aportar datos a la comunidad científica sobre la dosis óptima de ejercicio para mejorar la salud de la población en general.
 
Se adjuntan dos fotografías: Nuria Garatachea, en su despacho de la UZ. En otra imagen, practicando deporte.