Se encuentra usted aquí

Europa prepara un mapa mundial de contaminación por olores con participación ciudadana

Jue, 05/03/2018

El objetivo del proyecto D-Noses es mejorar la gestión de este tipo de contaminación con los datos enviados a través de una app

La Fundación Ibercivis y la investigadora Rosa Arias encabezan este estudio en el que participan 15 socios de nueve países, financiado por la Comisión Europea con 3.158.612 € y una duración de tres años

(Zaragoza, jueves, 3 de mayo de 2018). La contaminación por olores es, en Europa, la segunda causa de quejas ambientales. La generan las emisiones de sustancias químicas volátiles, procedentes en muchos casos de fábricas y plantas de tratamiento de residuos. Sin embargo, ha sido ignorada en las regulaciones medioambientales, dejando indefensas a las comunidades afectadas.
 
Ahora Europa prepara un mapa mundial de contaminación por olores con participación ciudadana a través de la app https://odourcollect.socientize.eu , con la que se podrán recolectar olores con destino al proyecto europeo D-Noses, que pondrá el problema sobre el mapa.
 
La Fundación Ibercivis dedicada a la ciencia ciudadana, cuyo patronato preside la Universidad de Zaragoza, y la investigadora Rosa Arias lideran este proyecto, en el que participan 15 socios de nueve países –de Europa y Chile-, entre universidades, empresas, asociaciones y organismos públicos. A finales de año estará listo el Observatorio Internacional del olor, que mapeará industrias emisoras, comunidades con problemas y zonas con regulaciones ambientales, permitiendo el acceso abierto a la información por primera vez en materia de contaminación odorífera.
 
“Se trata de demostrar que la contaminación por olores es una señal de alerta de problemas medioambientales más graves. Puede ser perjudicial para la salud y contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero en el caso de vertederos o explotaciones ganaderas” -indica Rosa Arias, ingeniera química de la Fundación Ibercivis e investigadora principal de D-Noses-. “Queremos poner este problema en el mapa, estudiar las concentraciones de gases más perniciosas y promover la regulación de las mismas. Reduciendo el olor, reduciremos también otros problemas mayores y contribuiremos a la lucha contra el cambio climático”.
 
Arias asegura que la app es muy fácil de utilizar y que aporta la ventaja de “localizar los olores en tiempo real” a través de las observaciones de los ciudadanos, cosa hasta hoy imposible con los métodos de gestión tradicionales. En pocos días, ha reunido ya numerosas entradas.
 
Arias y el resto de expertos reunidos en torno a D-Noses trabajarán con comunidades afectadas de España y Europa y a nivel global, con 10 casos de estudio en al menos 6 países europeos, Chile y 3 comunidades internacionales. Utilizarán herramientas de mapeo innovadoras y accesibles para la población, que será, en definitiva, la autora del mapa final. La ciencia ciudadana permite a todas las personas contribuir voluntariamente al avance del conocimiento científico y el desarrollo tecnológico. Y toda esa información se pondrá a disposición del público a través del Observatorio Internacional del Olor, de próxima creación, y de un libro verde de la contaminación por olores que ayudará a generar mejores políticas medioambientales.
 
Londres fue, la semana pasada, la ciudad elegida para lanzar el proyecto e iniciar el proceso de co- creación del mapa mundial de los olores. Ahora, Ibercivis, como coordinadora de D-Noses, hace una llamada a los ciudadanos para que participen en la recolección de datos. Corresponderá a la Fundación después facilitar recomendaciones que puedan tenerse en cuenta para la elaboración de nuevas políticas y regulaciones.
 
 
D-NOSES es un proyecto europeo H2020, dentro de la convocatoria de Ciencia con y para la Sociedad. Grant Agreement No 789315.

Archivos adjuntos: