Se encuentra usted aquí

La Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación celebra su 30 aniversario

Jue, 12/05/2019

La OTRI se sitúa entre las primeras de España, con más de 10.000 clientes, 387 millones de euros captados y un total de 56 empresas ‘spinoff’ y ‘startup’ constituidas

Al acto han asistido el rector José Antonio Mayoral, el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, el presidente de CRUE–Universidades Españolas, José Carlos Gómez, y la vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica, Pilar Zaragoza, entre otras autoridades

 
(Zaragoza, jueves, 5 de diciembre de 2019). La Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Zaragoza se ha situado entre las primeras de España como motor dinamizador de la I+D+i, con más de 10.000 clientes, 387 millones de euros captados, un total de 56 empresas ‘spinoff’ y ‘startup’ constituidas y la primera en número de cátedras, con 71.
 
Estos son algunos de los datos que hoy se han puesto de manifiesto durante la celebración del 30 aniversario de la creación de la OTRI en un acto que ha tenido lugar en el Paraninfo, al que han asistido el rector José Antonio Mayoral; el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón; el presidente de CRUE–Universidades Españolas, José Carlos Gómez; el director general de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, Enrique Navarro; el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur; y la vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica y presidenta de la Red OTRI de CRUE Universidades, Pilar Zaragoza.
 
Además, entre 2013 y 2019, se han creado 33 empresas, los ingresos obtenidos por explotación de resultados de I+D+i se han incrementado un 50% y solo en 2019 se han solicitado 11 patentes nacionales y 9 extensiones internacionales.
 
«Sin duda, estos datos muestran nuestra voluntad de contribuir al desarrollo económico y a la generación de empleo en Aragón”, ha señalado la vicerrectora Pilar Zaragoza, “favoreciendo una relación de cooperación, de absoluta confianza entre nuestros investigadores y las empresas, para trabajar codo con codo y buscar soluciones innovadoras para que sean más competitivas y, de esta forma, devolver a la sociedad lo que ésta invierte».
 
Asimismo, en estos últimos seis años, los ingresos derivados de la transferencia de la Universidad de Zaragoza a través de contratos y convenios se han incrementado considerablemente, pasando de 13 a 43 millones de euros y cada vez son más las empresas que solicitan trabajar con la institución para ser más competitivas, ha destacado Raquel Rodríguez, directora de la OTRI desde 2007.
 
 
Reconocimiento a Luis Oro, creador de la red OTRI en España  
En este acto se ha puesto en valor su trayectoria, se han expuesto algunos casos de éxito en transferencia de conocimiento y se ha otorgado un reconocimiento a las personas que han participado en el desarrollo de la actividad de la OTRI, como al catedrático Luis Oro, creador de la red de estas oficinas en España en 1988, tras acceder a su cargo como Secretario General del Plan Nacional de Investigación Científica y Desarrollo.
 
“El objetivo de esta red de oficinas- explica el ideólogo de las OTRIs- no fue otro que el de apoyar a los investigadores en temas que desconocían, como los relacionados con la transferencia y que, sin embargo, sí se ofrecía ven otras universidades de Europa”.
 
También han recibido un reconocimiento: Vicente Camarena, rector de la Universidad de Zaragoza en el momento de la creación de la OTRI; Emilio Espinosa, vicerrector de Investigación y Relaciones Internacionales en ese mismo momento; Luis Berges y Pedro Manuel Aguado, como primeros codirectores; Gerardo Sanz y Jesús Arauzo, exdirectores de OTRI; Raquel Rodríguez, actual directora de OTRI; Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Zaragoza, en representación de todas las empresas aragonesas que colaboran en I+D+i con Unizar; Cristina Nerín, investigadora con más amplia trayectoria de transferencia y BSH, empresa con colaboración continua en el tiempo en transferencia.
 
La gala, que ha sido presentada por el músico David Angulo y la actriz Marisol Aznar, ha incluido una mesa redonda, moderada por la vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica, en la que se ha valorado la experiencia en transferencia de empresarios e investigadores, representados por Raimundo García, Director General de Ariño Duglass; Paloma Ibarra, Profesora Titular de Geografía Física; Miguel Ángel Buñuel, Director de Innovación de BSH Electrodomésticos España; Cristina Nerín, Catedrática de Química Analítica y Esteban Rodríguez, CEO de Biofabri.
 
 
Algunos casos de éxito
Uno de los casos de transferencia que más ha perdurado en el tiempo en el campus público aragonés es el que surgió hace casi 40 años entre los ingenieros de la empresa Balay (que se integró después en BSH) con los de la Universidad de Zaragoza y que dio lugar a la primera placa de inducción en 1989.
 
También la alianza estratégica firmada en 2008 entre la Universidad de Zaragoza y la empresa biotecnológica Biofabri de Galicia ha sido clave para la producción de una vacuna contra la tuberculosis, diseñada por ingeniería genética y obtenida por el grupo de investigación de Genética de Micobacterias de la Facultad de Medicina, que dirige el catedrático Carlos Martín. De hecho, puede ser la primera vacuna humana desarrollada de principio a fin en España, que está a la cabeza del portfolio mundial de vacunas contra la tuberculosis y que podría ser usada a nivel mundial gracias a la patente, cuya propiedad es del campus público aragonés.
 
El grupo Ariño Duglass ha alcanzado una posición de liderazgo mundial en las aplicaciones tecnológicas del vidrio, gracias al trabajo conjunto con el Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Zaragoza a lo largo de 30 años, ya que les ha permitido desarrollar un tratamiento antiabrasivo del vidrio de las ventanas de la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, capaz de soportar las temperaturas extremas del desierto.
 
En ocasiones, se producen casos de transferencia inesperados como ocurrió con el investigador principal Conrado Rillo, científico del CSIC en el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (centro mixto de investigación con la Universidad de Zaragoza), durante la búsqueda de un sistema eficiente para la recuperación y licuefacción del helio –un recurso estratégico, limitado y de elevado coste– en los laboratorios del Servicio de Líquidos Criogénicos del campus. Su desarrollo concluyó en un prototipo y varias patentes, propiedad industrial de la Universidad de Zaragoza y al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
 
El papel de la OTRI en estos años también se ha traducido en un apoyo constante al emprendimiento, que se ha multiplicado en los últimos años con la puesta en marcha del Programa Spin Up de la Universidad de Zaragoza.
 
 
 
 
Más información:
Pilar Zaragoza, vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica
 
Contacto:
Carmina Puyod, Unidad de Cultura Científica, UCC-Unizar: 660 010 349